Terapia Ocupacional

En esta Terapia: Enseñamos la rutina diaria como son: cuidado personal, baño, vestido, alimentación; en actividades productivas como trabajo-estudio y en actividades de ocio, tiempo libre o esparcimiento.

Para participar en las actividades se requieren de habilidades mentales como concentración, atención, memoria; habilidades motoras como equilibrio, fuerza, resistencia; y habilidades sociales como respeto de normas y comunicación con los demás. Entre otras esferas del desarrollo como la comunicación, inteligencia emocional y el aspecto psicosocial. Desde la Terapia Ocupacional Dichas habilidades pueden ser potenciadas, reeducadas, desarrolladas o estimuladas.

Objetivos de la Terapia Ocupacional:  con la terapia logramos que nuestros pacientes participen de manera equilibrada en todas las actividades de la vida diaria ya sea autocuidado, instrumentales o productivas, y también las relacionadas con el esparcimiento o recreación.

Se busca que su participación sea autónoma, independiente, estructurada u organizada, flexible o espontánea. Que tenga coherencia social y acorde a la edad de desarrollo de la persona. Lo anterior se logra gracias a la habilidad del terapeuta para analizar la actividad en relación con la evaluación de las necesidades ocupacionales de la persona.

Las actividades se realizan en un entorno que nos demanda una forma de realizarlas al establecer normas y estándares.

Además de este contexto social, el físico y el virtual (redes) pueden plantear oportunidades o barreras culturales o físicas.

Función del Terapeuta:  debe ser un facilitador y lograr la adaptación o modificación del contexto de acuerdo a las necesidades.

Cada persona de acuerdo a su edad debe de asumir unos roles principales; estos roles definen las rutinas diarias de las personas, es decir, las actividades en las cuales participará.

El Terapeuta Ocupacional puede orientar la participación en los roles a lo largo de la vida de la persona en cada uno de los estadíos de desarrollo, de manera que se promuevan hábitos y estilos de vida saludables de acuerdo a las necesidades y posibilidades del entorno.

De acuerdo a lo anterior podemos deducir que la Terapia Ocupacional tiene dominio de objeto de estudio el desempeño ocupacional de la persona conformado por la tríada ocupación-persona-contexto.

En la naturaleza de cada uno de estos tres componentes y su relación tiene influencia el trabajo del Terapeuta Ocupacional.
El Terapeuta Ocupacional en la institución Apaes participa en procesos de neurorehabilitación en casos como la parálisis cerebral, con técnicas como la hidroterapia, hipoterapia, movilización neural, movilización de tejidos blandos, therasuit y otras técnicas de rehabilitación que se aplican a casos también desde un marco de referencia biomecánico como el perfetti, terapia de espejo o por restricción del movimiento y elaboración de férulas. En los casos de tipo conductual en la empresa nos capacitamos constantemente en el ámbito de la terapia conductual Aba y el método Sonrise.